domingo, 24 de octubre de 2010

Now, come on, what are the chances really?!?!

Iba caminando a la madrugada por las calles porteñas con L, S, J (y creo que L también estaba ahí en ese momento) y en eso veo que viene acercándose un chico. Cuando lo tengo justo adelante mío me cae la ficha y me doy cuenta de que es F (!), un amigo de un amigo. Ahora bien, F no me conoce (al menos hasta donde yo sé) y jamás nos habíamos visto en persona. Rarísimo encuentro, ¿no? Sobre todo si se tiene en cuenta que en vez de él podría haber sido cualquier otro habitante de los 3 millones que tiene la ciudad.

Esto de ir por la vida encontrándome con conocidos desconocidos es bastante raro. No es la primera vez que me pasa, no. Pero, como dicen, el mundo es un pañuelo.
 

1 comentario:

Lauri dijo...

me pasa bastante...
otra que me pasa es : "y uds... de dónde se conocen?"

y es raro que irrite tener gente conocida en común... pero sucede naturalmente, quien sabe.