lunes, 18 de octubre de 2010

Algún día se acabará el odio absurdo, la crueldad desmedida y el maltrato insensato. Algún día habrá aceptación y tolerancia y corazones como estos ya no tendrán que sufrir. Quiero creer que no es mucho pedir. Propongo asumir la responsabilidad diaria de eliminar todo pensamiento destructivo que detectemos, sea propio o ajeno, en cualquier plano que se dé. Todos podemos colaborar para que ese día no tarde en llegar. Yo ya conseguí una remera violeta para usar este próximo miércoles. Me parece un buen comienzo.
 

2 comentarios:

Polux dijo...

¡Todos contra el abuso! pero ¿nadie encontra de la paz? a veces las cosas son muy complicadas y delicadas. No hay mal que por bien no venga, reza el viejo refran. El mundo es violencia, nosotros somos violencia; creemos en ella y existe. quizás como un cuento de hadas habría que dejar de creer en ella.

Buen comienzo, aquí necesitamos voces también.


¡Un saludo!

Symbelmynë dijo...

Mucha Razón, quizás eliminar todo pensamiento destructivo es algo que va más allá de lo humano, por lo menos hoy en día; esos pensamientos le son tan necesarios como los buenos...Quizás en la armonía y correcta canalización podremos encontrar respuesta o solución.
Hubo maestros que se dice encontraron la manera de limpiarse de malos pensamientos, pero les llevo toda la vida; con los apuros de la vida diaria perdemos de vista lo importante...

Entradas como estas son tan necesarias! :)